CARTA A LA MEMORIA DE CARLOS DELSO, Q.E.P.D

¿Cuál universo tuvo una hegemonía tal como para ignorar por muchos años una realidad cambiante en los habitos de consumo a nivel global? La respuesta es el universo del lujo, sin embargo no hay que rasgarse las vestiduras por ello, simplemente hay que examinar y ser rigurosos de cómo este universo no ha renunciado del todo a la mística, pues ahí aparecen híbridos que sólo saben disfrazarse de lujo; cuando en realidad es un universo cuya riqueza no puede ser reducida al precio de los bienes o servicios que lo integran.

 

Para no caer en equívocos y sobre todo en el contexto de Latinoamérica, se han de recurrir a las personas que han dedicado y refinado su mirada para transmitir con certeza y cercanía, el porqué el espíritu del lujo sólo puede ser enriquecido sintiendo el lujo, no cómo una máxima para abstraerse del mundo vulgar, sino cómo un portal para abrazar un magnifico marco de referencia para conquistar la maestría y la excelencia sin reparo.

 

Así que si por casualidad no se ha cruzado con el nombre de Carlos Delso dentro del estudio, comprensión y sobre todo deseo para rendirse ante el universo del lujo, hoy más que nunca hay que adentrarse a su producción intelectual en la materia, donde un hombre como él no sólo abrazó este maravilloso universo por su trayectoria profesional dejando una huella imborrable en marcas como Guerlain, Louis Vuitton, Joyeria Suarez sino también fue reconocido por su carisma y conocimiento compartido en muchos escenarios del ámbito retail, del marketing, el emprendimiento entre muchos escenarios más donde hoy lloramos su repentina partida.

 

Es por eso que la mejor manera de recordar a Carlos Delso es siendo impecables no sólo conceptualizando el lujo, sino sintiéndolo y viviéndolo con gozo, integridad y humildad; rasgos que siempre recalcó y por ello ninguno de los que tuvimos el privilegio si quiera de intercambiar impresiones por Twitter, escuchar alguna de sus clases magistrales, o trabajar directamente bajo su tutela, agradecemos inmensamente.

De todo esto y más en un momento en que los hábitos de compra y el refinamiento de las personas en Latinoamérica esta alcanzando niveles notables, para todos aquellos comprometidos con esta industria el paso por la literatura de Carlos Delso es imperativa, incluso escuchar el testimonio de muchos de esos pares que les llego al corazón, también será vital para que así como él seamos unos grandes embajadores de un universo que a pesar de su metamorfosis; vale la pena seguir enriqueciendo lo mejor que ha de acompañar el capital más valioso en este tipo de marcas, conglomerados, proyectos: el humano. Esta es una carta escrita desde lo más privado del sentimiento, y puesto en papel con ese carácter memorable y a cuentas de agradecer, recordar, y de una forma u otra, darle vida eterna:

 

 

“Dentro de la aventura personal y profesional, uno de los ejercicios más valiosos en el que uno jamás ha de bajar la guardia, es en el apartado de la búsqueda de referentes, maestros o líderes con los que uno podrá no sólo inspirarse; si no también favorecer la creación de un hábito para hacer que la invitación constante a la excelencia, sea una constante en nuestro día a día.

 

Es precisamente así como he encontrado la forma de definir el lujo, así también procuro desarmar algunas de sus percepciones que lo tornan lejano, y hoy más que nunca ante una despedida súbita de uno de mis maestros en este maravilloso camino del refinamiento; me interesa honrar su legado pues no hay nada cómo encontrar un líder capaz de tocar todas las fibras, precisamente para no bajar la guardia en la conquista de la excelencia.

 

Sé que las letras me darán la libertad y estoy trabajando en ello, y fueron precisamente las letras inmortalizadas por parte de Carlos Delso en su espacio de modaes.es en – Date un Lujo – https://www.modaes.com/blogs/date-un-lujo.html , sus tweets y dos encuentros muy breves que me llegaron al corazón, hacen que hoy alce la voz en su memoria.

 

Los códigos del lujo, su comprensión, su espíritu, su gozo, fueron las responsables de colocar a Carlos Delso en mi camino en aquel transito para transformarme en un converso, entendido como mi paso en el ejercicio profesional del mundo jurídico al mundo creativo.

 

Seguidamente, si a eso le sumamos la valiosa amistad que sello desde el ámbito personal y profesional entre una de mis Branding Yodas Inmaculada Urrea; simplemente no daba lugar a que no me viera cautivo y rendido ante su sabiduría en el universo del lujo, los negocios, el emprendimiento, los actores claves de esta industria global – MODA – tanto dentro, como fuera de España entre otras temáticas más.

 

Hoy también confirmo cómo un buen maestro y su liderazgo es capaz de tocar al corazón más incrédulo, el espíritu más desilusionado, y por supuesto sin perder de vista una óptica virtuosa un líder se conecta desde el renglón más humano con los espíritus inquietos de sabiduría, ilusión y esperanza al encontrar un guía, un faro, que puede ser el vehículo para acercarlo a uno para tener mayor certeza, a un sueño, a un anhelo o simplemente sin saberlo hacer un llamado al orden; para que se le de más espacio al ser que al deber ser.

 

Pues bien esa huella imborrable de Carlos Delso la voy a seguir honrando, con ilusión, ímpetu  y un compromiso inequívoco, en la que voy seguir escribiendo una – refinada – historia para que con mucho esfuerzo y dedicación, todos aquellos que se crucen con dicho relato también se rindan ante ese maravilloso universo – LUJO – en el cual convergimos. Así las cosas hoy más que nunca abrazando el concepto de inmortalidad que puede ser endilgado al lujo, me atrevo a afirmar que así ya es su legado.

 

¡Gracias maestro! 

Camilo Guerrero


 

Escrito por: Camilo Guerrero Villegas, Luxury advocate, especialista en marketing y branding para marcas de lujo y redactor de moda. Colaborador de publicaciones como Fashion Radicals